Veloz, efímera y breve: así es la comunicación en la red

Lenguaje en internet

Mucho se habla (y escribe) sobre estrategias para triunfar en el mundo online, tanto desde el punto de vista empresarial como desde el individual: gestión de redes sociales, atención al cliente, diseños atractivos, usabilidad… Pero si hay un arma verdaderamente letal en Internet, ésa es el lenguaje: si pudiéramos calcular qué porcentaje de la comunicación diaria mundial tiene lugar en la red y cuál fuera de ella, seguro que nos sorprendería hasta qué punto dependemos hoy de lo virtual.

La ingente cantidad de información que se intercambia, la variedad de formatos en la que esta puede encontrarse o la diversidad geográfica de los usuarios de Internet son solo algunos de los factores que determinan la revolución del lenguaje en la red: si desde sus orígenes no ha dejado de transformarse, cómo no iba a hacerlo ahora que las interacciones comunicativas crecen, cada día, de forma exponencial.

No solo nosotros, como usuarios de las redes sociales, basamos gran parte de nuestra comunicación en este nuevo escenario: también lo hacen las grandes multinacionales, las pequeñas y medianas empresas, los partidos políticos, las instituciones públicas o los medios de comunicación tradicionales, entre otros. Y a esta pluralidad de emisores y receptores hay que unir las características del mensaje en el medio online, que son, fundamentalmente, tres: velocidad, caducidad y brevedad.

La primera implica que el contenido emitido en este instante por un cibernauta japonés, puede ser leído, en el mismo momento de su emisión, por un usuario francés. ¿Y cómo se entienden en la red dos hablantes que no comparten lengua materna? Probablemente, en inglés, el idioma más usado en Internet; pero también gracias a códigos alternativos surgidos por y para esta nueva forma de comunicarnos: abreviaturas, acrónimos, emoticonos, expresiones que mezclan dos o más idiomas… Todo para intentar sobrevivir a lo fugaz de estas interacciones online.

Y, además, hay que ser breve: hablar poco para decir mucho. Pese a que no todos los formatos de comunicación online limitan el espacio del que dispone el usuario para expresarse, cada vez parece más obvio que lo ideal es, precisamente, la concisión. De ahí que, como hablantes, a menudo recurramos a estrategias diversas que nos permitan concentrar en apenas una palabra un sinfín de matices, porque no es lo mismo ser afín a Podemos, que ser podemita. Tampoco suena igual estar a favor de la independencia de Cataluña que ser un indepe; o aprovechar la escasa actividad política de agosto que hacer algo con agostidad, que, de paso, recuerda bastante a nocturnidad. Y en todos los casos estamos, además de aportando una pincelada de significado, encerrando toda una oración en un solo vocablo.

el lenguaje en twitter

En un mundo globalizado, con acceso libre a información muy diversa, no es raro que se produzca otro fenómeno lingüístico muy frecuente en la red: el trasvase de palabras de lenguajes específicos a la lengua de a pie, algo a lo que contribuyen también los medios de comunicación tradicionales, especialmente la televisión. ¿Quién había oído hablar, hace apenas unos años, de un término como bots, esos programas informáticos que tratan de imitar el comportamiento humano y que generan gran controversia en el uso de las RRSS?

el lenguaje que utilizamos en Twitter

Como ocurre en la lengua oral, las metáforas y los eufemismos son dos grandes aliados de la creación léxica en Internet: desunión en lugar de independencia o secesión, puertas giratorias, elefantes… términos aparentemente inocentes que, sin embargo, se cargan de significado en determinados contextos y se hacen virales a través de la red.

Tampoco es raro encontrar en la conversación online errores ortográficos o de expresión que corren como la pólvora: hay quien ha recopilado hasta trece formas de escribir mal la palabra edredón y otras 20 maneras de desvirtuar almohada.

como hablamos en internet

La lengua es, al final, una especie de hogar y, como inquilinos, hacemos lo posible por que nos resulte funcional, cómoda, poco laboriosa. Y una casa en Internet parece obligada a ser, incluso, más eficiente que el resto.

Más allá de lo anecdótico, si queremos monitorizar y estudiar las interacciones en la red utilizando herramientas como Oraquo, es fundamental que seamos conscientes de todos los factores que condicionan la comunicación online y que debemos tener en cuenta a la hora de configurar nuestras búsquedas.

 

Tags: , , ,

2 respuestas en “Veloz, efímera y breve: así es la comunicación en la red”

  1. Bitacoras.com ha dicho:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Mucho se habla (y escribe) sobre estrategias para triunfar en el mundo online, tanto desde el punto de vista empresarial como desde el individual: gestión de redes sociales, atención al cliente, diseños atractivos, usabilidad…..

  2. Claves de la Escucha Activa en internet | Blog de Oraquo ha dicho:

    […] Y por ello, lo primero que debemos plantearnos es cómo es la comunicación en internet, las características principales de la comunicación online y cómo el lenguaje evoluciona y se transforma en la red. […]

Deja una respuesta