Palabra de influencer, ¿hasta dónde llega su poder?

influencers

Los influencers son esos seres envidiados que proliferan en las redes sociales y que, gracias a su alta credibilidad, crean tendencia en determinados ámbitos. Pueden ser, por tanto, poderosos aliados para las marcas. Si una opinión positiva ya es un potente motor de atracción para nuevos clientes ¡Imagínate una recomendación por parte de un influencer!

¿Qué es lo que genera este poder de liderazgo? Sin duda, el contenido que generan, lo que cuentan y la forma en que lo cuentan; sin embargo, una vez que han alcanzado un alto grado de popularidad y han logrado consolidar una comunidad fiel… ¿pierde importancia el discurso?, ¿importa más el quién que el qué?

El tuit del youtuber Rubius “limonada” se convirtió en uno de los más retwitteados de la historia recientemente. En este caso la difusión del tuit suponía entrar en el sorteo de diversos premios para celebrar que acababa de alcanzar los 20 millones de seguidores. Pero en otras ocasiones no hacen falta incentivos para que un tuit de un influencer sin un contenido elaborado alcance una difusión desproporcionada.

Tuit de el Rubius

Una sola palabra puede ser suficiente para que obtengan miles de retweets.

tuit el Rubius

Y otras veces no es necesario ni siquiera utilizar una letra, un simple emoticono puede resultar más que suficiente.

Tuit Justin bieber Tuit Willyrex

El debate vuelve a ser el mismo ¿qué se considera éxito en los social media? ¿importa más la cantidad o la calidad? Con ejemplos como estos parece que la cantidad gana por goleada, lo importante es el alcance que logra el mensaje independientemente de cuál sea el mensaje.

Sin embargo, esto no es extrapolable a las marca y tampoco debería serlo para los usuarios que no se rigen por las leyes de los afamados influencers sociales. Precisamente muchos de esos influencers (excluimos en este caso a las celebrities cuya fama no procede propiamente de los medios sociales) no habría llegado jamás a alcanzar ese nivel de influencia, ese alcance, ese engagement, si no hubieran generado contenido original, si no hubiesen adquirido una voz “diferente”, que les diferenciase del resto, que les hiciese únicos.

¿Qué fue antes la gallina o el huevo? En social media, primero vino el contenido que generaba valor y después llegó la cantidad, como consecuencia. Aprovechemos la oportunidad que nos brindan las redes sociales para aportar valor y labrarnos una personalidad única que nos permita diferenciarnos de la masa de usuarios.

Así que aprendamos de los influencers sociales, pero no la lección de “cantidad, cantidad, cantidad”; si no la lección anterior, la del trabajo para crear una voz diferenciada.

 

Tags: , , ,

Deja una respuesta