¡Hola, soy un tuit! ¿Qué debo hacer para llamar tu atención?

Anatomía de un tuit perfecto

La vida de los tuits está sobrevalorada, en realidad su vida es corta y dura. Aunque potencialmente sean poderosos, un solo tuit puede causar un importante impacto, lo cierto es que la gran mayoría perecen sin pena ni gloria.

Y es que para dar a luz un contenido de éxito necesitamos combinaciones de elementos difíciles de conseguir:

Be original, my friend

Un factor importante es la originalidad, imprescindible para los simples mortales; los influencers no lo necesitan tanto. A Justin Bieber le basta contar hasta tres para acumular miles de Rts y Me gustas. El youtuber Rubius tampoco necesita mucho más para conseguir engagement, con las siglas de “Oh my god” le es suficiente.Tuits de influencersSi eres un tuitero de a pie no te recomendamos seguir este tipo de estrategias. No lo intentes, contar no te dará tan buenos resultado, ni aunque sepas contar muy bien.Tuits sin influenciaComo veis la cuna del tuit importa, quién sea el padre o la madre marca su potencial de impacto. Si se trata de un tuit plebeyo de padre desconocido, tendrá que sudar la gota gorda y concentrar altas dosis de originalidad para lograr llamar la atención.

En busca del interés perdido

Pero no basta con crear un contenido original, tiene que despertar interés en tu audiencia. Por ejemplo, si lanzas un tuit genial analizando la trama de una serie que nadie ve o una frase chistosa sobre una ecuación poco conocida y tu audiencia no tiene un profundo conocimiento matemático no lograras causar impacto.

Lo mejor que puedes hacer es analizar a tu audiencia potencial para descubrir qué les interesa. La campaña «Margot vs Lily» de Nike es un buen ejemplo. Conscientes de que uno de los grandes intereses de los millenials en la actualidad es el mundo del running y su reflejo en las redes sociales, han creado una webserie con dos protagonistas femeninas que gira en torno a esta temática.Ejemplo campaña que conecta con el público objetivoSe trata de un tema que interesa a su audiencia, capta su atención e incluso se sienten identificados. Una buena estrategia para conectar con su público objetivo.

Cómo lo dices importa tanto como lo que dices… ¡Y lo sabes!

Además de analizar los temas actuales que atraen la atención de tu audiencia, tendrás que analizar qué expresiones utilizan, cómo hablan al respecto. Nos sirve de ejemplo la campaña de El Corte Inglés “Te mereces una rebajas como estas y lo sabes”.Ejemplo de campaña que conecta con la audienciaTodos hemos visto imágenes que contenían la famosa fórmula y, por tanto, es algo que reconocemos y nos hace conectar, llama nuestra atención.

Si te pasas (de tiempo) te lo pierdes

El momento también es importante, la vida de un tuit es de una hora más o menos, en ese periodo debe conseguir la máxima difusión y el instante de su publicación es fundamental. Si estamos tratando algún tema de actualidad debemos ser rápidos, una vez que la atención sobre dicho tema decaiga, el tuit en el que hemos trabajado habrá perdido gran parte de su valor.

Algunas marcas han sabido encontrar el momento justo para lanzar el mensaje perfecto. Por ejemplo, la marca de galletas Oreo durante el apagón de la Super Bowl de 2013, la marca de chocolatinas Kitkat en pleno apogeo de la polémica sobre la fragilidad del iphone 6, la marca de desodorantes Rexona durante la polémica sobre el doble check de Whatsapp o Telepizza sobre el traje de Messi en la gala de entrega del Balón de Oro en 2014.

Ejemplos de Real Time Marketing en TwitterIntenta imaginar que algunos de estos tuits se hubieran publicado unas horas más tarde, seguramente habrían perdido gran parte de su impacto, otras marcas se habrían adelantado y habrían acaparado la atención.

Con un poco de azúcar… Tu contenido causará impacto

Ponle un poco de azúcar, añade algo más, que tu contenido entretenga, enseñe, emocione, divierta, sorprenda… Es ese plus el que, una vez cumplidos los pasos anteriores, hará que tu pequeño tuit tenga una breve pero intensa vida de éxito.

 

Tags: , , ,

Deja una respuesta