El salto digital de Canal Cocina: un caso de éxito

La receta de canal cocina para triunfar en el mundo digital

Que Internet vino para darle la vuelta a nuestras vidas parece hoy obvio: la red se ha colado en prácticamente todos los ámbitos de nuestra realidad cotidiana y lo ha hecho para quedarse. Pero si hemos de elegir una faceta en la que el salto a la red haya supuesto no solo un giro de 180º, sino el surgimiento de toda una nueva filosofía, ésa podría ser la cocina: más allá de la emisión online de recetas o de lo enciclopédico de la web también en lo que a gastronomía se refiere, Internet ha venido a transformar la experiencia culinaria de todo aquel que esté dispuesto a dejarse envolver.

El primer gran avance en esta dirección se produjo en la televisión: allá por 1998, cuando la gastronomía estaba aún relegada a escasos y breves espacios insertados en otros programas, irrumpió en la parrilla española de pago Canal Cocina, que inició sus emisiones en Vía Digital. Por primera vez, un canal de televisión se dedicaba en exclusiva a esta disciplina. Y unos años después daba el salto a la web con una potente plataforma de vídeo que permitía, además, la visualización desde dispositivos móviles.

Desde el comienzo, la web buscaba que los usuarios generaran contenido y se sintieran reconocidos, que formaran comunidad y que participaran en promociones. Por eso, al subir sus propias recetas estas se profesionalizan y aparecen siempre con la misma apariencia que las lanzadas desde la web. Estas recetas, además, pueden hacer a los usuarios ganar concursos, otra de las apuestas más y mejor reconocidas de Canal Cocina entre los que destaca “Blogueros Cocineros”.

De la televisión a la red… ¡y viceversa! 

La marca, consciente de la importancia de los bloggers en el mundo de la cocina, no ha dudado a la hora de apostar por ellos y fomentar una estrecha relación. Estos cocineros aficionados no destacan solo por sus habilidades culinarias: como señala Almudena Guisado, Web Product Manager de Canal Cocina, a menudo se topan con usuarios que saben hacer buenísimas fotografías o vídeos que poco tienen que envidiar a las emisiones del propio canal.

Unos 700 bloggers por edición -¡y ya van camino de la sexta!- se inscriben en el concurso y, tras dos o tres meses de valoración, el jurado elige sus ganadores en función del tono del blog, del diseño, de la periodización, de la calidad o de la dinamización del contenido, entre otros parámetros.

La resolución del concurso permite, además, llevar Internet a la televisión: un equipo se desplaza a la cocina de los ganadores y rueda un episodio para el programa. Dos son las grandes recompensas para Canal Cocina: el enorme impacto de Blogueros Cocineros en la audiencia y la estrecha relación que establecen con los ganadores. Una vez al año, responsables del canal y todos los blogueros cocineros se reúnen para cenar.

Un salto múltiple

Sin embargo, el salto virtual de Canal Cocina no se ha detenido aquí: es, sin duda, un magnífico ejemplo de cómo la apuesta por diferentes canales de comunicación no solo es una decisión necesaria, sino que puede suponer un verdadero éxito.

Hoy, la marca cuenta con una APP propia que, cuando se lanzó para iPhone, llegó a ser destacada en la Apple Store y solo una semana después de su estreno se situó en el número uno de descargas. El impacto fue tal que, según nos cuenta Almudena, llegó a provocar la caída del servidor. Poco después, y dada la creciente demanda, llegaba la APP para iPad, Smart TV y Android.

Además de sus aplicaciones, Canal Cocina tiene hoy perfiles activos en múltiples redes, desde Facebook, con casi 600.000 seguidores, hasta Twitter, donde sobrepasa los 100.000; pasando por Pinterest, YouTube, Google+ y, por supuesto, Instagram. La apuesta por esta última, de la valiente e intuitiva mano de Phil González, New Media Director de AMC Networks International Iberia y Latin America, fue, de nuevo, una victoria. Cuando la aplicación solo existía para iOs, Canal Cocina fue de los primeros canales de televisión en apostar por ella. Hoy, ha encontrado un vehículo de comunicación tan efectivo como popular en una red en la que la gastronomía tiene un peso más que destacado.

Lanzarse, pero también recoger

No hay buena comunicación a través de los diferentes canales si no hay bidireccionalidad: no basta con hablar, y Canal Cocina lo sabe, también hay que escuchar. Es por eso por lo que Almudena señala la importancia que tiene para el canal la atención al usuario: asegura que responden siempre a las preguntas que reciben, solventan dudas, reconocen sus errores y, cuando estos han sido señalados o corregidos por algún consumidor, suelen enviarle un detalle en agradecimiento.

Y, cómo no, también quieren conocer qué se dice de ellos en la red: desde el principio han confiado en Oraquo Analytics, nuestra herramienta de Social Monitoring, para medir y entender las interacciones de sus usuarios en Internet y conocer la repercusión de sus campañas y acciones en la web. Un salto digital del que hemos sido testigos y que pone de manifiesto, también, lo imprescindible de no pasar por alto el estudio de la conversación online.

 

Tags: , , ,

1 respuesta en “El salto digital de Canal Cocina: un caso de éxito”

  1. Bitacoras.com ha dicho:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Que Internet vino para darle la vuelta a nuestras vidas parece hoy obvio: la red se ha colado en prácticamente todos los ámbitos de nuestra realidad cotidiana y lo ha hecho para quedarse. Pero si hemos de elegir una faceta en…..

Deja una respuesta