Bulos y mentiras que afectan a las marcas en Internet

bulos y mentiras que afectan a las marca en internet

Diseñar una estrategia para nuestra presencia en las redes sociales, escuchar al consumidor, publicar contenido atractivo, cuidar la relación con el cliente… Sabemos cómo actuar en Internet y somos conscientes de su importancia, pero estar en la red entraña también sus riesgos: los usuarios hablan sobre las marcas y cualquier información puede llegar a miles de personas, independientemente de su veracidad.

¿Quién no ha recibido un e-mail o ha visto cómo publicaban en su muro de Facebook imágenes o incluso vídeos de las gravísimas lesiones que podía provocar en el estómago la mezcla de Coca Cola y caramelos Mentos? Estas mentiras relacionadas con las marcas o sus productos se conocen en la red como hoax y el secreto de su éxito está, sobre todo, en su capacidad para alarmar al usuario.

No son pocos los casos de bulos que han circulado por Internet y muchos de ellos permanecen ahí, dormidos, hasta que alguien decida ponerlos de nuevo en circulación. Algunos se han convertido ya en clásicos: beber Actimel destruye tus defensas porque el organismo se acostumbra a recibirlas del exterior, tomar más de un Red Bull al día puede provocar infartos a niños y jóvenes, varias cremas hidratantes Deliplus son potencialmente cancerígenas, etc.

Ejemplos de bulos en internet

La masiva difusión que ofrecen las redes sociales a esta peligrosa información ha provocado que, en ocasiones, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) haya tenido que tomar cartas en el asunto. Así lo hizo en 2013 tras extenderse por la red la afirmación de que el café empleado en las cápsulas de aluminio, al ser sometido a una altísima presión, resultaba potencialmente cancerígeno. El hoax apoyaba el supuesto testimonio científico con un argumento de autoridad: “en Alemania ya se ha prohibido la venta de estas cápsulas”. Algo, por supuesto, totalmente falso. La OCU decidió, entonces, publicar en su web una explicación detallada acerca de los materiales y el proceso de fabricación del producto a la que tituló, por si cabía alguna duda, Desmontando el bulo en diez pasos.

Ante la difusión de un bulo, otras marcas no han contado con una ayuda tan eficaz como la de la OCU, pero han sabido gestionar la crisis de su reputación online. Destaca, entre ellas, Margarina: ante el aluvión de comentarios que aseguraban que su producto “era un alimento sintético”, que “se había creado para alimentar a los pavos” o que “a la margarina le falta una molécula para ser plástico”; la marca decidió crear en su web una sección dedicada exclusivamente a los Falsos mitos y darle una visibilidad mucho mayor que al resto. En ésta se recogen hasta 18 testimonios falsos diferentes, difundidos sin ninguna base científica, que se desmienten a continuación con el apoyo de datos contrastados y siempre bajo la firma de expertos.

Evitar que circulen en la red mentiras en torno a nuestra marca o producto es casi imposible: las razones son variadas y van desde el ataque de la competencia hasta la capacidad inventiva del usuario. Sin embargo, está en nuestras manos identificar lo ocurrido y saber reaccionar a tiempo. Para ello, debemos contar con herramientas como Oraquo Analytics porque no basta con aparecer en la conversación, tenemos que comprender qué dicen y cómo hablan de nosotros.

 

Tags: , , ,

2 respuestas en “Bulos y mentiras que afectan a las marcas en Internet”

  1. Bitacoras.com ha dicho:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Diseñar una estrategia para nuestra presencia en las redes sociales, escuchar al consumidor, publicar contenido atractivo, cuidar la relación con el cliente… Sabemos cómo actuar en Internet y somos conscientes de su importanc…..

  2. ¿Confías en las redes sociales? | Blog de Oraquo ha dicho:

    […] de este ingente intercambio de información parece imposible evitar que se cuelen mensajes falsos: bulos que afectan a diversas marcas, muertes ficticias de personajes famosos, supuestas citas, timos varios y hasta campañas […]

Deja una respuesta