El efecto Trump: ¿es mejor que hablen mal de mi marca a que no hablen sobre ella?

Opiniones negativas sobre una marca

Es evidente que el actual presidente de EEUU, Donald Trump, tiene una gran capacidad especial para dar de qué hablar, soltando “bombas” informativas que llamen la atención, no importa que sea para mal. Su estrategia durante la campaña electoral, además de despertar el sentimiento patriótico, ha consistido en lanzar titulares impactantes a los medios de comunicación. Poco importa si para ello era necesario herir sensibilidades o realizar afirmaciones engañosas.

A la vista está que la estrategia dio sus frutos, aunque también es cierto que se ha labrado una dudosa imagen a nivel internacional. Entonces ¿es mejor que hablen mal de mi marca a que no hablen sobre ella?

¡Cuidado! Porque está en juego nuestra reputación y se trata de un intangible de nuestra empresa sumamente delicado, muy valioso y difícil de levantar, pero muy fácil de tirar abajo. Es famosa la analogía que compara la reputación con un castillo de naipes: costoso de levantar, pero que puede destruirse con un simple soplido.

Varias marcas han sido sospechosas de generar polémica de forma intencionada para estar en boca de todos. Recientemente un socio de la marca de gafas Hawkers aparcó su coche, de la marca Ferrari, en una plaza reservada para discapacitados. Ante las críticas, echaba la culpa de su actuación al resto de conductores: “no aparcaría en minusválidos si la gente fuese más cuidadosa al abrir la puerta de sus coches”. La respuesta disparó las críticas hacia la marca.

Se ha especulado sobre la intencionalidad de la respuesta que lejos de pedir disculpas o tratar de calmar a los usuarios echaba más leña al fuego. Aunque la marca no tardó en desmarcarse de las declaraciones de su socio, los defensores de que se trata de una acción premeditada para generar buzz sobre la marca, argumentan que el tono de la respuesta podría ser un intento de conectar con el target juvenil al que se dirige su producto.

El fútbol es una buena baza para prender la mecha de la discordia. La marca de bebidas alcoholicas Ballantine’s puso en marcha esta técnica a través de una campaña encubierta. Tras publicar desde el perfil oficial de la marca varios tuits en apoyo del Real Madrid y menospreciando a la afición del Atlético de Madrid, los seguidores del equipo rojiblanco se movilizaron promoviendo el hashtag #BoicotABallantines. La marca respondió echando al supuesto CM de la marca, Manolo, y la afición madridista salía en su defensa con el hashtag #TodosConManoloCM. Al día siguiente la marca publicaba un vídeo contando la verdad sobre Manolo CM y explicando que todo se trataba de una campaña.

Estas marcas lograron llamar la atención y estar en boca de todos durante unos días, logrando mayor visibilidad; sin embargo, se trata de un juego peligroso que puede desencadenar una seria crisis de reputación contra la marca ¿merece la pena el juego? Sin duda se trata de una estrategia arriesgada que roza lo temerario: No muerdas la mano que te da like. A priori puede acarrearte mayor visibilidad, pero a la larga este tipo de estrategias pueden acabar con la confianza de los usuarios.

 

Tags: , , ,

Deja una respuesta