El usuario social es el rey y el contenido el vehículo para llegar hasta él

El usuario social es el rey
El usuario social tiene a su disposición más opciones que nunca: una gran oferta de marcas entre las cuales escoger, más información a su alcance, más puntos de vista sobre los productos, más canales donde expresar su opinión… Es el auténtico rey del medio digital y ganar un segundo de su atención es un auténtico desafío para las marcas.

¿Cómo lograr su atención?, ¿cómo dejar huella en él?, ¿qué debemos hacer para que nos conozca y nos recuerde? El usuario social está sobreinformado y esto ha repercutido en su forma de consumir contenidos. Nos encontramos ante un hiperactivo digital, su atención fluctúa en busca de textos y vídeos breves, todavía mejor si se trata de imágenes o gifs. Se alimenta de fast content, contenido rápido de fácil consumo para pasar rápidamente de unos a otros y abarcar la máxima información posible.

La concisión es una característica especialmente apreciada porque su tiempo es valioso y dispone de una oferta demasiado extensa entre la que escoger. Es imposible abarcarlo todo, la tendencia natural es, por tanto, hacia el consumo de “píldoras”, mensajes cuanto más breves, cuanto más fáciles, mejor. En este contexto un segundo de atención de los usuarios sociales es oro.

Pensemos en el reto de presentar una idea en un minuto, pues en el entorno digital los usuarios sociales están dispuestos a dedicarte aún menos tiempo, a no ser que tu contenido realmente les enganche. Además, no basta con presentarnos, tenemos que aprovechar para conectar con el usuario y ganarnos un lugar en su memoria.

¿Como lograr que nos recuerden? El contenido no es el rey, el rey es el usuario social, pero el contenido es el vehículo para llegar hasta él. Lo primero que tendremos que hacer será crear un producto y una marca que merezcan la pena. El siguiente paso es lograr diferenciarnos del resto. Aquí vienen las malas noticias, no existe fórmula mágica, precisamente la vía para dejar huella pasa por ser únicos.

A lo largo de nuestra vida conocemos multitud de personas, pero solo nos acordamos de algunas y acabamos manteniendo una relación estrecha con unas pocas de ellas. Para ganarnos al usuario social debemos invertir tiempo en crear una relación duradera con él. Podemos servirnos de lo que cuenta en los medios sociales para conocerle mejor, detectar temas de su interés y generar contenidos que conecten con él.

Generar mejores contenidos debería ser la principal obsesión en el mundo digital, porque se prima el volumen en lugar de la calidad y el resultado es una sensación de saturación que acaba aturdiendo. Esto dificulta la labor de dejar huella, de lograr el ansiado top of mind. Parece que los mensajes se pierden en la inmensidad de la red o que se repiten con un eco hueco.

Las marcas nos encontramos ante una una audiencia cada vez más exigente y más difícil de impresionar. Debemos crear un territorio de marca donde mostrar nuestros valores, nuestra personalidad, donde dialogar y donde contar historias, no limitándonos al terreno comercial. El siguiente escalón consistirá en tratar de hacer sentir al usuario social: alegría, curiosidad, ternura, miedo… Algo que rompa la apatía y capte la atención.

Marcas, el camino que queda por recorrer es largo, pero nuestra misión es adaptarnos a los nuevos canales y a los nuevos consumidores y establecer relaciones profundas con ellos, para que nos conozcan, les gustemos, nos amen y nos recomienden.

 

Tags: , , ,

Deja una respuesta